para leer

Los escritores y los artistas en general suelen ser pésimas personas –y eso en ocasiones quiere decir también que son criminales– pero no por eso dejan de ser buenos en su oficio. No hay correlación entre la pura capacidad intelectual y la ética personal; de hecho, si existe esa relación, todo indica que es negativa. Por eso siempre viene muy bien no endiosarlos ni pensarlos héroes o modelos a seguir. Ya deberíamos saber a estas alturas que los Reyes Magos son los papás, pero hay muchos que le escriben sus cartitas al Vargas Llosa en turno y luego quiere quemar el árbol cuando no le ha traído sus juguetes.

Si crees que los actos criminales –o peor aún, sus creencias políticas– de un artista son una buena razón para no seguir sus obras, no es algo que yo pueda juzgar, igual que no puedo juzgar a los que deciden volverse vegetarianos por no "causar daño" a los animales: aunque ambas posturas me parecen ridículas no me causan ningún perjuicio ni a nadie más, salvo a quien las toma. Pero si crees que eso ya es un motivo de hacer un boicot e impedir que otros sigan su obra, entonces sí tenemos un problema, porque a lo largo de la historia sí que hay una clara correlación entre la censura del arte y la opresión violenta: desde la historia de la Iglesia Católica y el Islam, pasando por la Cortina de Hierro y hasta llegar a los fascistas y los nazis. Vamos, que si te pones a quemar libros la comparación con los nazis ya no es una exageración.

(Cuestión aparte son aquellos que no pueden ver la obra o a su creador ni en pintura porque sus actos les provocan alguna reacción por su historia personal. Nadie debería de obligarte a verlos y esta es, desafortunadamente, un área dónde en general somos muy insensibles o quizá donde se nota más lo hipócrita de ciertas posturas.)

Quítenles todos los premios que quieran y expúlsenlos de dónde sea necesario. Pero tampoco olviden que esas obras que boicotean, ninguna, se hace en el vacío, y su "brújula moral" va a afectar a las cientas de personas que dependen de esa obra de arte para vivir. Igual es un punto menor, pero a mí siempre me ha parecido muy injusto que Robin Wright se haya quedado sin la que sería su mejor temporada en House of Cards por los actos criminales de Kevin Spacey.

Mejor dejen de subir a las personas en un pedestal y dejen de creer que porque alguien es guapo, inteligente o gracioso debe ser un modelo a seguir; de perdida, cuando se reúnan en torno del pedestal para quemarlo cuiden que el fuego no se extienda a los demás.

Blog Logo

René López Villamar

escritor y editor especializado en nuevas tecnologías.


Publicado el

Image

Teoría del Caos

DISEÑO DE JUEGOS + LITERATURA + CINE + TECNOLOGÍA

Volver a la portada